El método de proyectos según Bob Sinclar

7 10 2013

Bob Sinclar es un músico francés que crea temas llenos de optimismo, alegría y  mensajes de cantos a la vida. En un tono desenfado nos muestra una música fresca, bailable y rebozante de valores. Para colmo, creó un tema, uno de los más conocidos, en el cual nos enseña el método de proyectos que se emplea en tecnología.

  • Trata de un niño que desea resolver un problema: un meteorito va a chocar contra la Tierra. Él está dispuesto a resolverlo.
  • Para ello pasa a la segunda fase del método: investigación, búsqueda de información y, en general, búsqueda de ideas. Recurre a libros, revistas, Internet,…y finalmente opta por un cohete.
  • Fijaos que el niño pasa a una fase, la tercera, en la que planifica su proyecto, recurriendo al cálculo y el diseño, fundamental en Tecnología.
  • En la cuarta etapa del proceso, planifica su trabajo práctico: acondiciona un espacio de trabajo, busca materiales y herramientas.
  • Luego pasa a la fase de construcción, siguiendo un plan de trabajo.
  • Finalmente, acaba en la última fase: la de pruebas.

¿Conseguirá destruir el meteorito? Tendréis que ver el vídeo. Lo que está claro es que este chico conoce el “Método de Proyectos” que se emplea en Tecnología.

Anuncios




Método de proyectos. Fases.

7 10 2013

La tecnología dispone de un método que le permite abordar y resolver los problemas prácticos con los que se enfrenta. Ni que decir tiene que el trabajo en equipo es fundamental. Estas son sus fases:

1. Planteamiento del problema: O satisfacer una necesidad. Ese es el punto de partida para construir “algo”.

2. Búsqueda de información: en distintas fuentes, acerca de soluciones que se hayan dado a problemas similares al nuestro. Una vez obtenida toda la información, la clasificaremos sistemáticamente.

3. Diseño de la idea: Las ideas que nos van surgiendo las vamos plasmando en un papel. En un primer paso, haremos bocetos (a mano alzada), que una vez madurados se transformarán en croquis (también a mano alzada, donde además se especifican sus dimensiones totales y las de las diferentes partes que lo componen, el tipo de material a emplear, etc.) y finalmente, en planos, con útiles de dibujo adecuados (actualmente, programas de diseño por ordenador –CAD-).

Tipos de dibujos que podemos utilizar:

  • Vista de conjunto: perspectivas que muestran el objeto en su totalidad. Sirven para que nos hagamos una idea del funcionamiento y el aspecto final del proyecto.
  • Alzado, Planta y Perfil: Son vistas para aclarar las medidas y la forma exacta de las piezas.
  • Detalles de piezas y uniones: Se representan en perspectiva y a una escala adecuada. Pueden aclarar aspectos de montaje.
  • Despieces: Son vistas por separado de cada una de las piezas que forman el conjunto, para mayor claridad.

4. Selección de la mejor solución: Obviamente, no podemos dejarnos llevar por la primera idea que nos llegue a la cabeza. Lo idóneo es trabajar, primero, individualmente, y luego en equipo, para que al encontrarnos con varias ideas, podamos seleccionar la mejor o una combinación de ellas. Para esta elección valoraremos cada idea desde varios criterios diferentes como el diseño, la mayor o menor dificultad, el coste, el tiempo a emplear, etc. Una vez elegida, se prepara el proyecto con la memoria, el pliego de condiciones, los planos definitivos y por supuesto, el presupuesto.

5. Planificación del Trabajo: Antes de comenzar a construir, debemos saber cuál será el proceso de fabricación. La buena organización nos hará ahorrar tiempo y dinero. En un documento deben reflejarse las fases de construcción, por orden cronológico, cómo deben ejecutarse, los materiales y herramientas a emplear, recursos disponibles (tanto materiales como humanos), cuánto se va a tardar en construir y por su puesto, cuánto va a costar. 

6. Construcción: Una vez tenemos todo claro, se procede a la construcción o fabricación. Siempre se designan responsables de cada tarea, que son los que supervisan y dirigen al equipo humano. Es muy importante cumplir los plazos de tiempo establecidos (se contemplan penalizaciones por retrasos) y desde luego, no desviarse del precio presupuestado.

Como es lógico, se cumplirán todas las normas de seguridad e higiene en el trabajo con objeto de evitar cualquier tipo de accidente laboral.

7. Evaluación: Una vez terminado el producto, se analiza y se hacen pruebas para ver si cumple con todos los requisitos que los expertos especificaron. Pruebas referentes a resistencia de materiales, funcionamiento, durabilidad, mantenimiento, seguridad, etc. En función de los resultados, será el momento idóneo para corregir los defectos o introducir las pertinentes mejoras antes de darlo por válido.

fases